DILIGENCIA, FACTOR DETERMINANTE PARA LOGRAR MÁS

DILIGENCIA, FACTOR DETERMINANTE PARA LOGRAR MÁS

Es innumerable la cantidad de libros sobre como obtener éxito, tener una vida prospera, etc , muchos de ellos plantean formulas utópicas para lograr más en nuestras vidas y sucede que el concepto del éxito pareciera diluirse en medio de emociones y acciones superfluas que se desinflan tan fácilmente como un globo al contacto de una aguja.

Existe un factor poco dilvugado pero que es absolutamente determinante y un fundamento firme para lograr mucho más de lo que hemos logrado hasta ahora, este factor es la diligencia. Lograr más, se da cuando diligentemente procuramos el crecimiento en cada área de la vida. La diligencia es: “Cuidado, prontitud, agilidad y eficiencia con que se lleva a cabo una gestión”. Lo que Dios nos dice respecto a la diligencia es lo siguiente: “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. Pr. 21:5 La lectura de este principio es simple, piensa y actúa diligentemente y pronto vas a estar cosechando la abundancia en tu vida, es decir, logrando más, haz lo contrario y terminaras en escasez.

¿Cómo se es diligente?

a.- Actúa con excelencia: Debemos cuidar cada paso en la realización de nuestro trabajo y funciones de vida. Revisar como hacemos lo que hacemos, exigirnos más y buscar siempre una mejor manera de hacer las cosas. Para actuar con excelencia necesitamos tener un plan, saber que se supone que vamos a hacer y como podríamos hacerlo de la forma mas eficiente y efectiva.

b.- Actúa con prontitud: No dejes para mañana lo que puedes y/o debes hacer hoy. Olvidar el trabajo o deberes, ser perezoso, posponer reuniones, dilatar conversaciones importantes, son algunas marcas de una mente negligente y perezosa. Según este principio los negligentes y perezosos van a ir a parar en la escasez, en la pobreza, si no es tu deseo terminar de esa manera, pues actúa… ¡pero ya!

c.- Actúa con persistencia: no desmayes en la consecución de acciones excelentes. Quizás mantener un estándar o nivel muy elevado en la vida o el trabajo podría hacerte sentir cansado al principio, esto es producto de que quizás no estés en forma en este sentido, pero una vez que sigas trabajando te adaptarás.

Que bueno es saber que hay un fundamento estable en el cual podemos apoyar nuestro éxito y las posibilidades de lograr más. Dios nos hizo una promesa que está esperando para ser cumplida en nuestras vidas. El principio a cumplir es el de ser diligente y la recompensa será una vida abundante y plena tal y como todos la deseamos.

 ¿Como puedes desarrollar tu determinación? ¿En que área debes ser más determinado y diligente?

Abraham Figuera Álvarez
@lidereshoy
af@afiguera.me

Leave a Reply