EL INDIVIDUALISMO Y NUESTROS EQUIPOS

EL INDIVIDUALISMO Y NUESTROS EQUIPOS

El individualismo puede ser una fuerza que corroe, debilita y finalmente quiebra nuestras relaciones, esto es perjudicial en muchos ámbitos, especialmente cuando de hacer equipos se trata.

Contrario a la tendencia de una persona individualista a obrar según su propia voluntad, sin contar con la opinión de los demás y obrar según su propio interés, ignorando lo que los demás necesitan y quieren, un buen líder o miembro de equipo se ocupa del bien colectivo y lo aprecia como algo muy valioso.

Algunos pueden sentir la inclinación a querer sobresalir por encima del resto y llevarse todo el crédito por algún logro, esto no es saludable ya que cada logro de un equipo debe ser celebrado y acreditado dándole el valor que tiene cada cual.

Me gusta está declaración del multi-campeón de la NBA Michael Jordan «El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos.»

Algunas ideas para librarnos de la actitud individualista:

1.- Aceptar que no podemos hacerlo todo (tenemos fortalezas y tenemos debilidades) por lo tanto necesitamos a nuestro equipo de trabajo, por lo tanto debemos procurar el bienestar del mismo.

2.- Comprender que ser egoísta o competir contra tu equipo no es precisamente la actitud más adecuada Recuerda, al decir “tu equipo” habla de pertenencia, si vas contra ellos por querer destacar tu solo de una u otra manera estás atentando contra ti mismo y sino lo sientes así pues no te sientes como parte del equipo.

3.- Saber que los mejores lideres procuran una vida de éxito transcendental y eso requiere el alcance de metas mayores que uno mismo y dejar un legado. Esto te llevará a multiplicarte en su equipo para procurar la preservación de la visión.

4.- Alégrate por los logros de tus compañeros. En un equipo sano cada logro es un grano que aporta avances hacia el éxito colectivo. El logro de uno es el logro de todos.

5.- Profundiza en la idea del valor de las demás personas. Necesitamos valorar, respetar y procurar el bien de otros. Esto nos ayudará a salir de nuestro individualismo y egoísmo.

Estimado líder, compartir tus éxitos no quiere decir que dejes de ser un ente individual, pierdas tu personalidad o te hagas débil. Piensa siempre en el equipo, eso te hará más fuerte y más grande.

El liderazgo genuino está lleno de la necesidad de ver éxito a su alrededor más allá de ver éxito en si mismo.

Abraham Figuera Alvarez
@lidereshoy
af@afiguera.me

Leave a Reply